Brittany y Corey

Una experiencia de boda extraordinaria entre el lujo de Fairytail y la ¡discoteca vibrante!

La boda de Brittany y Corey puede describirse con tres palabras: ¡emocionante, elegante y salvaje! Los encantos mágicos de la elegancia sofisticada combinados con los vibrantes ambientes de fiesta curaron una celebración realmente única.

La historia de amor de esta pareja está marcada por los numerosos e increíbles viajes y aventuras en los que se embarcaron juntos, desde las bulliciosas calles de California hasta los pintorescos paisajes de Puerto Rico. La vibrante celebración de su boda en el encantador entorno de Barcelona se convirtió en un fiel reflejo de su sensacional romance: un viaje lleno de aventuras y experiencias compartidas.

En el corazón de Cataluña, los verdes jardines y las elegantes instalaciones del Castillo de Sant Marçal fueron el magnífico telón de fondo de la elegante ceremonia nupcial de Brittany y Corey. Este lugar se ha consolidado como uno de los mejores lugares para celebrar bodas en la región, debido a su ambiente mágico y a su proximidad a la ciudad de Barcelona.

La pareja intercambió su primera mirada frente a una impresionante capilla junto al castillo y compartió un momento íntimo de amor y aprecio antes de caminar hacia el altar, un recuerdo destinado a perdurar durante años.

Al llegar, los invitados fueron recibidos por las armoniosas melodías de un cuarteto de cuerda, que marcó el tono del día que se avecinaba. Acompañados de refrescantes bebidas, saborearon el delicioso clima español bajo la sombra de los árboles del jardín mientras esperaban la llegada de la pareja.

La ceremonia de Brittany y Corey comenzó con la juguetona llegada del novio acompañado de sus amigos más íntimos, gafas de ciclista y ritmos tecno. Poco después, la novia y sus padres les siguieron, conduciendo al altar de hermosos arreglos florales blancos y verdes. La ceremonia se celebró delante del majestuoso castillo fachada y definió un momento de pura elegancia y verdadero romanticismo.

Tras la ceremonia, los novios disfrutaron de un ligero aperitivo rodeados de conmovedores sonidos de guitarra. Lo más destacado del aperitivo fue la experiencia gastronómica meticulosamente elaborada.
El bar ofreció cócteles excepcionales que sorprendieron a los invitados con sorpresas e innovaciones sensoriales. Además, el bufé de sushi y la estación de jamón se sirvieron sobre hermosos azulejos hechos a mano que se diseñaron de forma exclusiva para completar la estética de la boda de la pareja.

A medida que la velada se adentraba lentamente en la celebración de la cena, los invitados fueron encontrando asiento en el carismático recinto del patio del castillo. El montaje de la cena al aire libre se inspiró en elegantes arreglos de mesa cubiertos de flores blancas con toques verdes. Un momento realmente conmovedor que marcó la recepción de la boda fue inducido por los recuerdos de boda de Brittany y Corey: habían escrito una carta personalizada a cada uno de sus invitados, expresándoles su agradecimiento y su amor.

Y Corey tenía otra sorpresa para su recién casada esposa. De repente, los muros del castillo se iluminaron con un hipnotizante vídeo mapping que mostraba los momentos más emocionantes, emotivos e inspiradores de la pareja en sus viajes juntos. Ni un solo ojo se quedó seco de lágrimas mientras Corey desplegaba esta íntima confesión de amor a su esposa.

Cuando el sol se puso tras el castillo, la celebración de la boda dio paso a un nuevo capítulo: ¡diversión y fiesta sin límites! Cuando las primeras gotas de los rítmicos ritmos de la fiesta llenaron el aire, los recién casados y sus invitados hicieron su entrada a través de una gran cortina en las históricas salas del castillo.
que reveló el disco
. La fiesta que siguió combinó un ambiente irrepetible. Con el telón de fondo histórico de la pintura mural y la impresionante arquitectura como telón de fondo, las energías eufóricas llenaron la sala de ritmos técnicos y jolgorio moderno.

La escenografía de la sala de fiestas se inspiró en la serie «Loto Blanco», por el parecido pictórico que presentaban las paredes históricas y el ambiente majestuoso que llenaba la sala. La pieza central de la sala era un buffet de postres que ofrecía tiramisú, frutas y una torre de champán con un sofisticado diseño vintage y que combinaba a la perfección el glamour moderno de la celebración con su ambiente histórico.

La noche alcanzó su punto álgido con la electrizante actuación de dos bailarinas con trajes de discoteca. Sus movimientos electrizantes y sus reflejos resplandecientes cautivaron al público, arrastrándolo a un torbellino de color y luz. Fue un espectáculo de pura alegría y celebración, un digno homenaje al amor de la pareja por la vida y la aventura.

La boda de Brittany y Corey fue un testimonio de su historia de amor personal, desde la primera entrada en los nobles terrenos del castillo hasta el inolvidable final en la discoteca. Cada momento reflejaba que este acontecimiento era algo más que una boda: era una experiencia extraordinaria grabada en los corazones de todos los que formaron parte de ella.


Créditos:

Organizador de la boda: Cocó&Carl XXXXX.